El que no pueda aguantar un defecto de educación en persona ajena, carece él mismo de educación.

- Benjamin Franklin