El 88% de firmas enfrenta déficit de habilidades blandas en trabajadores

Estudio del BID en tres países, incluido Chile, advierte que el sistema escolar no está preparando a los egresados en destrezas como el trabajo en equipo y responsabilidad.

“Una gran brecha entre las habilidades que se aprenden en la escuela y lo que necesita el mercado laboral”. Esa es una de las conclusiones del estudio “Desconectados: Habilidades, Educación y Empleo en América Latina”, realizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y que encuestó a 6.297 jóvenes entre 25 y 30 años de Argentina y Chile y a empresarios de 1.176 instituciones en estos países, además de Brasil.

Según el informe, las empresas actualmente no sólo consideran los conocimientos de un trabajador; es decir, sus habilidades cognitivas, sino también sus habilidades socioemocionales, tales como la responsabilidad, la capacidad de adaptación y el respeto, algo para lo que no estarían preparando los sistemas de educación de la región. Es más, estas habilidades, incluso, ponderarían más a la hora de encontrar un empleo.

Dentro de las destrezas que más escasean entre los jóvenes, según indican las empresas, se encuentran la cortesía y la responsabilidad. A éstas se les suman la responsabilidad, puntualidad, la incapacidad para identificar un problema y comunicarlo a sus jefes y la incapacidad para trabajar en equipo.

Es más, el 88% de los empresarios declaró tener dificultades para encontrar este tipo de habilidades blandas en sus potenciales empleados.

Además, el análisis mostró que no existe una correlación entre tener mayores años de escolaridad y la generación de habilidades socioemocionales, a diferencia de las habilidades cognitivas, en las que sí repercuten los años de estudio. Por ejemplo, en el caso de Chile, un egresado de educación universitaria cuenta con casi el doble de habilidades cognitivas en comparación a un egresado de enseñanza media, mientras que ambos comparten casi el mismo nivel de habilidades “blandas”.

Sin embargo, en Chile, a medida que avanzan en el sistema educacional, los estudiantes aprenden más habilidades socioemocionales que en Argentina.

“Lamentablemente, la escuela no les entrega a los jóvenes las habilidades socioemocionales que el mercado laboral requiere. No es necesario un cambio curricular para enseñar estas destrezas, sino adaptar las formas de enseñanza a través de trabajos en equipo o motivando la creatividad y la responsabilidad”, dice Marina Bassi, una de las autores del informe.

La opinión es compartida por las empresas: el 30% de las encuestadas considera que la formación recibida en la escuela no es suficiente para desempeñarse en las tareas requeridas.

Otro de los hallazgos del estudio es que los jóvenes egresados de la enseñanza técnica cuentan con mayores niveles de habilidades socioemocionales que quienes salieron de colegios científico-humanistas. Esto, debido a que esta modalidad educacional está directamente “asociada a las habilidades que el mercado del trabajo demanda, al menos más que la rama científica”, concluye el estudio.

Mayores salarios

El informe también encontró que las habilidades socioemocionales están asociadas a mayores logros laborales, como participación, empleo y salarios. En otras palabras, alguien con más habilidades socioemocionales accederá más rápido a empleos y a mejores salarios que una persona con sólo habilidades cognitivas. Según consigna el estudio, las empresas que valoran más las habilidades socioemocionales pagan salarios 34,5% más altos.

Fuente: La Tercera